viernes, 11 de marzo de 2011

El día y la noche




“El día y la noche”

Dos cabezas de una niña, una despierta y otra dormida, hechas de bronce, con una altura y una anchura de tres metros y un peso de más de dos mil kilos. Obra del pintor y escultor Antonio López García, el modelo fue una bebé de seis meses, su nieta Carmen. Situadas en la ampliación de la estación de Atocha como recuerdo de la victimas de los atentados del 11 de marzo

En palabras de Antonio López, cuando inició el proyecto por encargo de RENFE en abril del 2004, “no reflejan el miedo y la angustia sino la esperanza, la inocencia, la limpieza que puede transmitir un rostro. Ver la cabeza de un niño es siempre algo bueno, libre de pesadumbre, de todas esas cosas que después nos ocurren, oscuras, negras”.