jueves, 27 de enero de 2011

Milagros



Cristo salió de un valle blanco y llegó a un pueblo púrpura. Al recorrer la primera de sus calles, oyó unas voces por encima de su cabeza, y al mirar descubrió a un joven tumbado en el alféizar de una ventana, borracho.

-¿Por qué desperdicias tu alma en la ebriedad? –le preguntó.

-Señor, yo era un leproso y Tú me curaste. ¿Qué otra cosa puedo hacer?

Adentrándose un poco más en el pueblo, vio que otro joven perseguía a una ramera.

-¿Por qué dilapidas tu alma en la disipación? –le preguntó Cristo.

-Señor, yo estaba ciego y Tú me curaste, ¿Qué otra cosa puedo hacer? –le respondió el joven.

Finalmente, en el centro de la ciudad, vio un viejo agachado, sollozando sobre el suelo, y al preguntarle la razón de su llanto el viejo respondió:

-Señor, estaba muerto y Tú me trajiste a la vida. ¿Qué otra cosa puedo hacer más que llorar?

Texto extraído de “El arte de conversar” Oscar Wilde. Editorial Atalanta.