martes, 22 de febrero de 2011

Arte y vida




Fotos zona Glorieta de Embajadores (Madrid)

Sentirse demasiado cómodo como artista es una forma involuntaria de deshonestidad, porque el arte nace de la vida y la vida es un misterio, una transformación constante. Nunca debes decir: He encontrado la fórmula perfecta, y usar sólo esa fórmula para comunicar tus sentimientos. Mis sentimientos, a los setenta y tanto años, son diferentes a aquellos que tenía a los cuarenta. Tu cuadro, tu obra, es como tu propio rostro: todo está allí visible, todo debería estar allí. Antonio López García.