viernes, 30 de julio de 2010

Von Horváth


Comenzar es muy fácil. Pero lo malo viene después, cuando hay que seguir dando la talla. Al principio, uno comienza, llega, busca la protección de un grupo generacional y se come el mundo. Lo difícil viene después, cuando hay que seguir comiéndose el mundo. Lo más difícil es mantenerse, y ya no digamos acabar.Ödön Von Horváth solía decir: “La mayor a alegría del mundo es comenzar.” Pero no pasará a la historia por eso, sino precisamente por su manera de acabar. Murió fulminado por un rayo en plenos Champs Élysée de París. Von Horváth fue un caso raro como escritor, porque supo comenzar y acabar. Enrique Vila-Matas. Dietario Voluble. Anagrama.