martes, 27 de abril de 2010

Comunicación

Foto: Plaza Mayor de Madrid.

…Antes había que trasladarse al espacio público para recibir informaciones (la plaza, a la escuela, al teatro). Ahora hay que quedarse en el espacio privado. La dinámica de la comunicación era la siguiente: quien poseyera (o hubiera elaborado) una información se desplazaba con ella hasta la plaza del mercado para “publicarla”, y quien quisiera recibir esta información tenía que acudir a la plaza para reunirse con el emisor. Durante la reunión el emisor y el receptor podían comunicarse de forma dialogal. La dinámica de la comunicación descrita se llama “política”, y sus fases son: publicación discursiva de información privada, diálogo público, privatización de lo público. Ahora la dinámica de la comunicación consiste en que las informaciones se elaboran en aparatos de emisión (estudios cinematográficos, redacciones, administraciones), se difunden a través de unos canales y se reciben en el espacio privado. El espacio público se ha cerrado (la plaza del mercado está saturada de canales), y la política propiamente dicha es imposible. La actual sensación de aislamiento en medio de una comunicación planetaria se debe a la imposibilidad de los diálogos, al fin de la política. Se ha levantado un aparato monstruoso de medios de comunicación, que, como obstáculos infranqueables, separan a los seres humanos entre ellos... Tomás González. A propósito de Vilém Flusser, Una filosofía de la fotografía, Síntesis, Madrid, 2001.