martes, 20 de abril de 2010

Cálculo y pensamiento.


En la quinta partida entre el campeón del mundo de ajedrez, Kaspárov, y el ordenador de IBM se produjo un cambio trascendental. La máquina realizó una jugada, y Kaspárov, como pudimos comprobar cuando tuvimos acceso a las notas que tomaba, dijo: “Ya no calcula; piensa”. Lo que constituye, en mi opinión, un hito en la historia de la humanidad. Y no dramatizo. Un gran físico diría: “Pobre Kaspárov; confunde las palabras porque nadie es capaz de estableer la distinción entre cálculo y pensamiento”.
Esto representa, en sí, un problema filosófico formidable: ¿Dónde acaba el cálculo y dónde comienza el pensamiento? La máquina ganó, gracias a un movimiento que Kaspárov no había previsto ni analizado, un movimiento en cuya trascendencia no había reparado. George Steiner y Cécile Ladjali. Elogio de la transmisión. Siruela.