miércoles, 1 de junio de 2011

La realidad



La realidad impone su pesada presencia no sólo en el aburrimiento, sino también en el miedo. Todos somos vulnerables al dolor y a la muerte, pero por si ésta fuera poca servidumbre, otorgamos a la realidad poderes tiránicos, que nos mantienen en permanente angustia. Puestos a inventar, inventamos hasta nuestros fantasmas. Una cierta vocación de esclavitud nos somete a dictaduras que nosotros mismos hemos creado.

José Antonio Marina. Elogio y refutación del ingenio. Premio Anagrama de ensayo.