viernes, 19 de octubre de 2012

Las personas que pasan

Haddington, Escocia. Foto Sebas Navarrete

Ella me enseñó esa verdad que a menudo nos obstinamos en ignorar: que a menudo son las personas que pasan, y no las que permanecen, las que juegan un papel decisivo en nuestras vidas.
¿Por qué? Precisamente porque la vida no las gastó, porque su memoria, para lo bueno o para lo malo, permanece a salvo del paso del tiempo, que todo lo ensucia. Extraído de “Medusa” de Ricardo Menéndez Salmón.