lunes, 8 de octubre de 2012

La condición humana

El Caído de Rafael Canogar. Foto Sebas Navarrete


Los hombre, sin excepción, negro y blancos, felices y tristes, inteligentes y necios, somos así: enarbolamos banderas que otros odian, adoramos dioses que ofenden a nuestros vecinos, nos rodeamos de leyes que insultan a quienes nos rodean. La consecuencia es fácil de deducir: de vez en cuando, haga sol o nieve, en democracia o bajo la égida de algún fascista disfrazado de inspector de finanzas, estrellamos aviones contra rascacielos, bombardeamos países pobres de solemnidad y nos embarcamos en cruzadas tan atroces como injustas. Extraído de “El corrector” de Ricardo Menéndez Salmón.