domingo, 17 de enero de 2010

La vejez.

Foto: Oporto (Portugal)

La vejez es mucho más que cabellos blancos, arrugas, la sensación de que es muy tarde y el juego ha terminado, que el estrado pertenece a la siguiente generación. El verdadero demonio no es el debilitamiento del cuerpo, sino la indiferencia del espíritu. De Un arte de vivir, André Maurois (1885-1967).