miércoles, 15 de octubre de 2008

Oda de Horacio


No intentes saber cuál será el último día
que a mí, que a ti
los dioses han concedido.
No hagas juegos astrológicos
más vale sufrir lo que venga
sea lo que sea
tanto si Júpiter te ha otorgado vivir más inviernos
como si éste fuera el último
sé sensato: saborea la vida,
ya que la vida es breve
acorta la larga esperanza.
Mientras hablamos
habrá huido envidioso el tiempo
goza el día de hoy y
no confíes en el mañana.

Oda del libro I de Horacio