viernes, 10 de octubre de 2008

Momentos luminosos.


Qué espléndida lección para la mente: no reparar en el tiempo sino en sus beneficios, observar tan sólo las sonrisas, olvidar el ceño fruncido del destino, componer nuestras vidas de momentos luminosos y amables, reparando siempre en el lado bueno de las cosas, y dejar que el resto se deslice de nuestra imaginación, inatendido u olvidado. - William Hazlitt.