jueves, 9 de octubre de 2008

Contrastes.


La naturaleza es tan divina que se divierte con tales contrastes y a los más repugnantes y los más afligidos regala una flor. Y tal vez así la flor sea más bella: mi jardinero afirma que las violetas, para que tengan aroma superior, precisan estiércol de cerdo. Joaquim Maria Machado de Assis.