viernes, 3 de agosto de 2012

Lo visible empieza con la luz

Costa asturiana. Foto Sebas Navarrete

Costa asturiana. Foto Sebas Navarrete

Costa asturiana. Foto Sebas Navarrete

Uno tiene que imaginarse el mundo como una hoja de papel y a un creador dibujando, probando con objetos que todavía no existen. Las huellas no son sólo lo que queda cuando algo ha desaparecido, sino que también pueden ser las marcas de un proyecto, de algo que va a relevarse. Lo visible empieza con la luz. Y en cuanto hay luz, hay sombra. La mano dibuja sombras en el blanco del papel. Todo dibujo es una sombra en torno a la luz. Extraído de “El tamaño de una bolsa” de John Berger, editorial Taurus.