jueves, 16 de agosto de 2012

Canal de Castilla

El Canal de Castilla es sin duda una de las obras de ingeniería hidráulica de mayor importancia de su época. Sus tres ramales cubren un total de 207 kilómetros con una diferencia de cota de 150 metros. Para salvar estos desniveles los ingenieros de la época tuvieron que acometer obras de gran envergadura como las 49 esclusas distribuidas a lo largo del cauce. Hicieron falta casi 100 años de obras para terminarlo (1753 – 1846).

La historia del Canal de Castilla es la historia de un sueño: El Canal de Castilla pretendía  acercar Castilla al mar mediante una vía de comunicación rápida y eficaz para el transporte de mercancías y personas. La obra consistía en hacer una serie de canales navegables desde Medina de Rioseco y Valladolid hasta Alar del Rey, lo más cerca posible de la Cordillera Cantábrica, el último escollo antes de llegar al Puerto de Santander que por aquel entonces era conocido como el "Puerto de Castilla".

La llegada del ferrocarril, en el último tercio del siglo XIX fue la causa principal de la decadencia del Canal. La navegación se mantiene a duras penas y en 1959 se condenan las esclusas y el Canal sólo queda para regadío. Desde  el año 2000 coincidiendo con  los 150 años de la conclusión del Canal se empiezan a llevar a cabo actuaciones encaminadas a  reactivar actividades de ocio en torno al canal. 

Dársena de Medina de Rioseco (Valladolid) foto Sebas Navarrete
Canal de Castilla (Valladolid) foto Sebas Navarrete


La embarcación turística "Antonio de Ulloa" zarpa de la Dársena
de Medina de Rioseco recorriendo 7 Km. del Canal de Castilla.
 Foto Sebas Navarrete.
Las esclusas funcionaban como ascensores acuáticos,
así las barcazas podían salvar las diferencias de nivel. Foto Sebas Navarrete.
Esclusa 4 del Canal de Castilla (Valladolid) foto Sebas Navarrete
Esclusa 4 del Canal de Castilla (Valladolid) foto de Sebas Navarrete
El aprovechamiento de los saltos de las esclusas para la instalación 
de fábricas de harina fue un uso muy importante del Canal de Castilla,
 convirtiéndose en le germen de la industria harinera que floreció en el interior
 de Castilla durante el siglo XIX. Foto Sebas Navarrete.
El transporte de mercancías se realizaba por medio de barcazas arrastradas
 por mulas que iban por los llamados "Caminos de Sirga" los cuales discurrían
 paralelos a las márgenes del Canal. Foto Sebas Navarrete

En la época de mayor esplendor del Canal (1850-1870) llegaron a surcar sus aguas
 más de 365 barcas simultáneamente. Foto Sebas Navarrete.