domingo, 21 de agosto de 2011

Religión-intolerancia


El binomio religión-intolerancia no es inseparable. No siempre ni en todas las religiones positivas a lo largo de sus respectivas historias se ha dado esa simbiosis. El problema nace si a la verdad absoluta se une el poder político como respaldo e instrumento de aquélla. Es entonces cuando surge la sociedad intolerante, santa en su intransigencia convencida de su derecho a combatir al otro, sea éste hereje desgajado de la propia fe o creyente de otra o descreído silencioso. Francisco Tomás y Valiente - A orillas del estado.