martes, 5 de octubre de 2010

Tomás Gómez.


Desconozco el motivo, pero siempre simpatizo más con el perdedor. Cuando (rara vez sucede) se impone al poderoso siento una gran alegría.

Mantente lejos de las personas que intentan empequeñecer tus ambiciones. Vé con aquellos que alimenten tus posibilidades de ser grande. William Shakespeare.

Los débiles tienen un arma: los errores de los que se creen fuertes. Georges Bidault.

La prudencia es la fuerza de los débiles.

Es hermoso tener la fuerza de un gigante, pero es terrible usarla como un gigante. Shakespeare.

Cuando se termina la partida de ajedrez se da la mano al derrotado, no cuesta nada ser generoso frente a un rey tumbado.