martes, 11 de mayo de 2010

La noche

Foto: Costa de Lanzarote, al fondo luces de Fuerteventura, Islas Canarias (España)

La noche

Cuando en las infinitas llanuras oscurece,
con taciturnos bloques y pesados martillos
las sombras edifican sus muros y sus torres,
escoriales de plata y ébano revestidos.

El cielo prodigioso domina con sus astros
-bóveda oscura donde brillan ojos de llama-
y se yerguen soberbios hacia ese techo ardiente
las hayas y los pinos, como enormes pilastras.
Como blancos sudarios ante encendida antorcha,
se ven brillar los lagos bajo luces confusas,
y las granjas cercadas por setos cuadrilongos
aparecen entonces igual que inmensas tumbas.

Y así con sus rincones y sus fúnebres salas,
construida de espanto y de sombras espesas,
la noche es como alcázar de emperador sombrío
que se asoma, en silencio, a un balcón de tinieblas.

Émile Verhaeren