miércoles, 26 de mayo de 2010

Agitación.


Foto: Gran Vía de Madrid. Sebas Navarrete

La agitación que impera en nuestro tiempo deja poco espacio a la reflexión y al sosiego. Esperar es casi un acto heroico cuando la conducta más frecuente ante el rechazo o el fracaso es el abandono a las primeras de cambio. Sólo en la medida en que nos reconciliemos con la duración propia de cada cosa podremos obtener de ella el máximo beneficio. José María Romera, periodista.