domingo, 17 de febrero de 2013

Es hora de aullar



Es difícil, muy difícil, leer cada día la prensa sin sentir indignación, rabia, tristeza y desesperanza. Son muchos los casos que me conducen a ese estado de ánimo, por citar sólo uno me hago eco de una noticia: en la Comunidad Valenciana los impagos de la Generalitad, presidida por el Sr. Fabra, dejan en el aire la atención a 400 niños con autismo. En la mima Comunidad a los trabajadores del Proyecto Hombre les deben 1,2 millones que ponen en riesgo la atención de 1.000 personas con adicciones. Sin embargo, mientras que esto sucede, si ha habido dinero para pagar la deuda de 4,8 millones que la fundación del Valencia Club de Fútbol mantenía con Bankia.

Por favor, ¿no hay nadie con un mínimo de sentido común capaz de detener esta sinrazón en la que nos vemos envueltos cada día? ¿Tan difícil resulta entender que por encima de todo, absolutamente de todo, está el ser humano, su salud, su bienestar, su dignidad?

Como decía Saramago: “Es hora de aullar, porque si nos dejamos llevar por los poderes que nos gobiernan, y no hacemos nada por contrarrestarlos, se puede decir que nos merecemos lo que tenemos”. Aullemos, aullemos alto que se nos oiga.