lunes, 30 de abril de 2012

Representar





Representar es, etimológicamente, volver a presentar, ¿qué?, lo “real”. Las comillas pretenden advertir sobre la simplicidad de esta respuesta que, bien enfocada, remite el problema de definir la representación al de decidir qué sea lo real mismo. The Real Thing es el título de un cuento de Henry James sobre el fracaso de la pintura y el arte cuando se enfrentan a modelos humanos tan “auténticos” que en vez de favorecer, coartan la verosimilitud de la representación. El pintor se ve forzado a admitir: “Después de dibujar a la señora Monarch –aristócrata arruinada que se ofrece como modelo por dinero- una docena de veces estuve más seguro que nunca de que el valor de un modelo como la señora Churo –modelo profesional de baja condición social- residía precisamente en su falta de apariencia definida, hecho combinado, desde luego, con su curioso e inexplicable talento para la imitación. Su aspecto habitual era como un telón que levantaba a voluntad para dar una representación memorable” Representación de la aristocracia para la cual no servía “lo real”, la verdadera aristócrata. 

Extraído de “Lo visible y lo invisible en la imagen fotográfica” de Nelly Schnaith. Editorial La Oficina.