lunes, 16 de abril de 2012

Y si sales vencedor


Y si sales vencedor, 
disimula, corazón, no te ufanes,
ni, de salir  vencido, te envilezcas llorando en casa.
No les dejes que importen demasiado
a tu dicha los éxitos, los fracasos a tu pena.
Comprende que en la vida impera la alternancia.

Arquíloco, poeta griego, siglo VII a.C