lunes, 17 de noviembre de 2008

Luchar.


En la juventud tenemos mucho valor, pero aún no hemos aprendido a luchar. Después de mucho esfuerzo, aprendemos a luchar, pero entonces ya no tenemos el mismo valor para combatir. Por causa de esto nos volvemos contra nosotros mismos y pasamos a ser nuestro peor enemigo. - Paulo Coelho, El peregrino de Compostela.