viernes, 7 de noviembre de 2008

Gobernantes y frustración.

“La política en democracia es un sistema armonioso de frustraciones mutuas. En una sociedad democrática la garantía de los ciudadanos reside en al frustración de sus gobernantes. El peligro para los ciudadanos no deriva tanto de que el Gobierno no pueda cumplir íntegramente su programa, sino de que pueda hacerlo. Es el propio instinto de conservación de la sociedad el que exige que los programas de gobierno de los partidos queden parcialmente incumplidos. Si no fuera así, la estabilidad de la sociedad quedaría gravemente comprometida.” - EL PAÍS, viernes 10 de mayo de 1996. Javier Pérez Royo. Sistema armonioso de frustraciones mutuas.