martes, 16 de junio de 2015

Dos de esas soledades, Marwan

Foto Sebas Navarrete

Dos de esas soledades.

Una ciudad es, por definición,
un enjambre de soledades,
y en esta he llegado a contar
cuatro millones, de las cuales
habrá unas cincuenta mil,
contadas a ojo,
a las que les apasiona la poesía
(soledad arriba, soledad abajo)

Para todas ellas la vida consiste
en juntar su soledad con otra
para dejar de pensar en la poesía
y empezar a hacerla.

Me pregunto si en este momento
están dos de esas soledades
leyendo este poema al mismo tiempo
cada una en un lugar.
Sería maravilloso pensar que estas líneas
son el cabo de una cuerda
que cada uno tiene entre sus manos,
de la cual solo deben ir tirando
para dar con el otro,
para encontrarse frente a frente
y hacerse poesía.

Marwan, Todos mis futuros son contigo.