jueves, 1 de agosto de 2013

El destino

Estrasburgo, Francia. Foto Sebas Navarrete

Creo que el destino de verdad está escrito. Los grandes rasgos del destino están escritos. Lo que podemos hacer nosotros es copiarlos con nuestra caligrafía, con nuestra propia mano. No creo que podamos hacer mucho más. 

Extraído de “Quintaesencia” de Antonio Gala. Editorial Planeta.