miércoles, 14 de agosto de 2013

La belleza


Riquewihr, Francia. Foto Sebas Navarrete

Lo bueno necesita aportar pruebas, y lo verdadero se detiene en la inteligencia; mientras, lo bello, sin necesidad de demostrarse, con mostrarse tan sólo, penetra hasta el último reducto del corazón y de la cabeza. Extraído de Quintaesencia de Antonio Gala, editorial Planeta.