martes, 12 de marzo de 2013

Poema de Anna Ajmátova



Dichoso aquel que pasó por los tormentos,
las tempestades y pasiones de una vida agitada,
como una rosa que florece sin conciencia,
más leve que una sombra flotando sobre el agua.
Así fue tu vida, ajena a la aflicción,
como un sueño frágil, dulce y tierno:
despertaste…sonreíste…y ligero
regresaste a tu sueño interrumpido

Anna Ajmátova
Extraído de la antología poética “El canto y la ceniza”