miércoles, 13 de marzo de 2013

Bebo por la casa devastada...

Atardecer del día 12 de marzo de 2013. Foto Sebas Navarrete


Bebo por la casa devastada,
por el dolor de mi vida,
por la soledad en pareja,
y también bebo, brindo, por ti.

Por el falso labio que me traicionó,
por el frío mortal en los ojos,
porque es el mundo adusto y brutal
y porque no nos ha salvado Dios.

Poema de Anna Ajmátova a su marido, 1934
Extraído de la antología poética “El canto y la ceniza”