miércoles, 16 de junio de 2010

Fotografía manipulada.

Foto: Museo Reina Sofia (Madrid)

 
“Pero en el límite, la elección de una entre diversas posibilidades representa una pequeña dosis de “manipulación”: encuadrar es una manipulación, enfocar es una manipulación, seleccionar el momento del disparo es una manipulación… La suma de todos estos pasos se concreta en una imagen resultante, una “manipulación” sin paliativos. Crear equivale a manipular, y el mismo término de “fotografía manipulada” constituye una flagrante tautología*” (*Repetición de un mismo pensamiento expresado de distintas maneras.) Joan Fontcuberta (1955 Barcelona).