viernes, 12 de septiembre de 2008

Aprovecharse de los errores.


El gran matemático Hadamard contaba: “En las demostraciones cometo aproximadamente los mismo errores que mis alumnos. Mi única ventaja es que yo me doy cuenta antes que ellos.” En los libros sobre creatividad tecnológica se menciona el caso de la invención del Posh it. Los técnicos de 3M estaban buscando un pegamento de gran resistencia. Fracasaron porque sólo consiguieron uno debilísimo, otoñal, y el resultado fue arrinconado hasta que alguien pensó que esa debilidad podía resultar una ventaja. Aparecieron las etiquetas de pegar y despegar. Habían conseguido aprovechar un error.