viernes, 10 de octubre de 2014

Nuestros políticos son resultado de la ciudadanía.

Escaparate en la Gran Vía de Madrid. Foto Sebas Navarrete. 

Tenemos una democracia de baja calidad pero no necesariamente por nuestros políticos sino por nuestra ciudadanía, en parte. Nuestros políticos son resultado de la ciudadanía. Han salido de la ciudadanía y han sido elegidos por la ciudadanía. Son reelegidos por la ciudadanía, incluso después de ver cómo son claramente corruptos, en algunos casos. No hace falta mencionar Valencia y Marbella porque hay corrupción en todas partes. José Álvarez Junco, catedrático de Historia de la Complutense.