miércoles, 25 de septiembre de 2013

La Madre Naturaleza


Ordesa. Foto Sebas Navarrete


“Por lo tanto, hermanos, es preciso andar por este camino con el corazón liviano. Alabemos el bronce de las hojas y el estallido de la ola mientras tengamos ojos para ver y oídos para escuchar. Una sincera perplejidad ante las bellezas inefables del mundo es la postura adecuada para el aprendiz. Seamos todos aprendices bajo la atenta mirada de la Madre Naturaleza” 

Extraído de “La librería Ambulante” de Christopher Morley. Editorial Periférica.