jueves, 4 de abril de 2013

Hoces del Río Duratón y San Frutos.



Las Hoces del Río Duratón es un paraje protegido dentro del Parque Natural, declarado el 27 de junio de 1989, es un cañón que el río Duratón afluente del río Duero ha excavado en una zona de roca caliza entre las localidades segovianas de Sepúlveda y Burgomillodo. La colonia de buitres leonados establecida en el área protegida está considerada como la mayor de Europa.




La Ermita y el Monasterio de San Frutos, son los restos de un antiguo conjunto monástico ubicado en la localidad Carrascal del Río sobre uno de los meandros que forman las hoces del río Duratón en el mismo corazón del Parque Natural. Es una construcción románica del siglo XII que se realizó sobre otra visigótica del siglo VII. La fundación se atribuye a San Frutos (642-715) y sus dos hermanos San Valentín y Santa Engracia, que eligieron este lugar para dedicarse a la vida contemplativa.

San Frutos es el patrón de la provincia de Segovia y el 25 de octubre se realiza la romería en su honor.


A la entrada hay una cruz de hierro sobre un pedestal de piedra en el que figuran las siete llaves de Sepúlveda. Esta cruz fue levantada en el año 1900 para conmemorar la gran peregrinación que se realizó ese año auspiciada por el obispo de Segovia Quesada. En estos lugares el número siete tiene especial relevancia siendo una constante en la zona: los siete milagros de San frutos, las siete puertas de Sepúlveda, la cueva de los Siete Altares, etc.