miércoles, 26 de septiembre de 2012

Sujetos morales

Picos de Europa. Foto Sebas Navarrete


…Nuestra indefinición. Nuestro permanente vivir en vilo. Nuestra ontología precaria. El largo proceso por el que a lo largo de milenios nos fuimos construyendo como sujetos morales, precisando poco a poco nuestros ideales, nuestras normas, construyendo nuestras instituciones liberadoras, psicológicas y sociales, frutos de nuestra vulnerabilidad y de nuestra grandeza. …Somos protagonistas de un gran relato de final incierto. Estamos impulsados por un dinamismo creador y si lo abandonamos no volvemos a ningún punto de partida. No somos una flecha lanzada desde el suelo y que al suelo cae. No podemos volver a la áspera pero inocente condición de los animales, igual que un roble no puede retornar a la bellota de la que procede. La inhumanidad no es un retorno, sino una degradación. Extraído de “Pequeño tratado de los grandes vicios” de José Antonio Marina. Editorial Anagrama.