jueves, 6 de septiembre de 2012

Humildad

Stonehaven (Escocia) Foto Sebas Navarrete


HUMILDAD. Spinoza la define como “una tristeza nacida de lo que el hombre considera su impotencia o su debilidad”. La bajeza, continúa, es una tristeza que hace que no nos valoremos con justicia. Kant la opone a la obligación de respetar en uno mismo la dignidad del hombre. Para él hay una verdadera humildad, que es sentirse de poco valor en comparación con la ley. Los más generosos suelen ser los más humildes, escribe Descartes. Sólo conociendo la enfermedad podemos entender el antídoto. Por eso es necesario estudiar los vicios antes de contemplar las virtudes. Las concepciones actuales de la humildad son la igualdad democrática, el respeto a la dignidad, el pensamiento crítico y la conciencia de vulnerabilidad que nos da la historia.

Extraído de “Pequeño tratado de los grandes vicios” de José Antonio Marina. Editorial Anagrama.