jueves, 20 de septiembre de 2012

Si se siembra....

Cerca de Sotres (Asturias) Foto Sebas Navarrete

Un joven agrónomo habla con un viejo campesino al volver a su pueblo.
-¿Y bien, don Laureano? Quiero preguntar una cosa. ¿Usted cree que este campito me dará buen algodón?
-¿Algodón dice, patroncito? – respondió dubitativo el viejo-. No, mire, no creo que este campo le pueda dar algodón. Fíjese los años que yo vivo aquí y nunca vi que este campo diera algodón.
-¿Y maíz? –insistió el joven.
-¿Maíz dice, patroncito? No, no creo. Lo más que puede darle es algo de pasto, un poco de leña, sombra para las vacas y, con suerte, alguna fruta de monte.
-¿Y soja, don Laureano?
-¿Soja, patroncito? No, yo nunca he visto soja por estos lados.
El joven, cansado dijo:
-Bueno, don Laureano, le agradezco todo lo que me ha dicho. Pero de todos modos quiero hacer una prueba. Voy a sembrar algodón.
El viejo sonrió y le dijo:
-Hombre, claro, patroncito, si se siembra… si se siembra ya es otra cosa.
Extraído de “Razones desde la otra orilla” de J.L. Martín Descalzo