jueves, 14 de abril de 2016

Halo Solar, antelia o aro iris en el P.N. de Somiedo.

Halo solar en el P.N. de Somiedo, 8 de abril 2016. Foto Sebastián Navarrete

El pasado viernes 8 de abril, realizando junto a mi esposa una ruta a pie desde la localidad asturiana de Villar de Vildas hasta las Cascada el Corralón, pasadas las brañas de la Pornacal en las praderas de la Requexada, vimos un fenómeno desconocido para nosotros; como os muestro en la foto, el sol estaba rodeado por un disco de grandes dimensiones. 

“Un halo, antelia o aro iris es un efecto óptico en forma de disco alrededor del Sol o la Luna y que presenta un anillo iridiscente en su circunferencia exterior. Usualmente se ve en lugares fríos como Antártida, Alaska, Groenlandia, norte de Escandinavia, zonas boreales de Rusia, Canadá; aunque también puede ocurrir en otros lugares, si se dan las condiciones atmosféricas adecuadas, como por ejemplo fuera de las áreas polares, en zonas donde se estén desarrollando tormentas o haya mal tiempo, o en zonas templadas cuando el aire atmosférico posea ligeras nubes cristalizadas por el frío (casi siempre nubes del tipo cirrus). El halo está causado por partículas de hielo en suspensión en la troposfera que refractan la luz generando un espectro de colores alrededor de la Luna o el Sol.” Esta información y más la podéis encontrar en wikipedia.