viernes, 16 de enero de 2015

Entrar en razón


El “entrar en razón” es, por supuesto, un “amargo despertar” cuando la sinrazón nos cerca. Esa magnífica expresión de “entrar en razón” es posible porque tenemos memoria. Solo a partir de ese pasado, de la elaboración de las experiencias que la forjan y de una mirada clara e iluminadora que proyectamos sobre él, tiene sentido la vida de la cultura, quiero decir del cultivo de la mente a la que todos los humanos estamos obligados. “Y es que tener cultura –dice María Zambrano- es tener detrás de la vida individual de cada uno un tesoro a veces anónimo, a veces con nombre y figura” 

Extraído de “Los libros y la libertad” de Emilio Lledó, editorial RBA