miércoles, 28 de enero de 2015

El Tiempo observa desde la sombra

Foto Sebas Navarrete

Pero todos los relojes de la ciudad
empezaron a runrunear y repicar:
“Oh, no dejes que el Tiempo te engañe,
el Tiempo no se puede conquistar.

“En los pliegues de la Pesadilla
donde está desnuda la Justicia,
el Tiempo observa desde la sombra
y tose cuando tú besarías.

“En los quebraderos de cabeza y en la preocupación
la vida se derrama distraída,
y el Tiempo se saldrá con la suya
ya sea hoy o mañana.


Auden “Canción de cuna y otros poemas”,
 publicado por DeBolsillo. Barcelona, 2007