martes, 4 de junio de 2013

Peloteros




Sesenta mil personas se concentran en un estadio para ver a un pelotero, es adorado como a un Dios. Reflejo de un “país” enfermo. Los políticos pueden estar tranquilos, los borregos están preparados para su sacrificio.