martes, 18 de diciembre de 2007

Campaña electoral.

Foto Sebas Navarrete
La estrategia de la campaña electoral permanente es, por fatigosa, equivocada. Es imposible correr una distancia de 1.500 metros a la velocidad del corredor de 100 ó 200. Faltará aliento al final, porque el final se ha colocado casi al principio. Pero es fatigosa esa estrategia también para el espectador, salvo acaso para el adicto apasionado, porque tampoco es posible mantener el clímax, la máxima tensión previa al desenlace, desde la primera escena del primer acto o desde el primer fotograma. El espectador se cansa.- Francisco Tomás y Valiente - A orillas del Estado.