miércoles, 13 de septiembre de 2017

Aquello que el ojo no ve

Ondarroa, Vizcaya, julio 2017. Foto Sebastián Navarrete

La fotografía tiene la virtud de capturar aquello que el ojo humano es incapaz de retener, salvo en la memoria, y ya se sabe que la memoria es selectiva y se arropa con los sentimientos, de forma que su testimonio difícilmente puede considerarse como verídico. Fuente, “El valor de la fotografía. Antropología e imagen” de Eva Martín Nieto.