miércoles, 25 de enero de 2017

Manipular nuestros recuerdos

Tenerife, enero 2017. Foto Sebastián Navarrete.

“Con respecto al psicoanálisis no es la culpa del psicoanálisis o del psicoanalista. A veces hay gente que dice que la neurociencia está en contra del psicoanálisis, pero lo único que dice la neurociencia es que hay que tener cuidado. Si yo como psicoanalista te escucho contar un recuerdo de tu niñez, tengo que tener en cuenta que cuando recuerdas estás poniendo en juego ese recuerdo, que se vuelve manipulable. Si en ese momento yo interpreto ese recuerdo o le agrego algún condimento, ese recuerdo te lo modifico, y la próxima vez que evoques ese recuerdo, no va a ser tu recuerdo, va a ser tu recuerdo con mi interpretación y tu cerebro no lo va a poder separar.

Está bien saber eso, porque es raro que una persona pueda recordar después de mucho tiempo un recuerdo reprimido de la infancia, y a veces el psicoanálisis toma eso como algo tajante. Es muy improbable que tengas reprimido un recuerdo tan antiguo y es más probable que ese recuerdo haya sido un recuerdo falso que has ido construyendo a lo largo de tu vida. A mí me ha pasado mil veces. Tengo un álbum de fotos de mi infancia que no recordaba, porque era muy pequeño, pero esas fotos las vi con mi madre y mi abuela o un familiar y me contó una historia asociada a esa foto. Para mí, cada vez que veo esos álbumes, todas esas fotos tienen historias, pero no necesariamente los recuerdos que yo recordaba. Eran los recuerdos de mis familiares que sin querer me implantaron un recuerdo falso.

No es para asustarse, es para tener al menos un contexto de duda ante los recuerdos y para saber que somos muy manipulables.”

Fabricio  Ballarini, neurocientífico.