lunes, 12 de diciembre de 2016

“No confundas ser libre con poder elegir de quién ser prisionero".

Arenal de Morís, Asturias. Noviembre 2016. Foto Sebastián Navarrete

"Los dos inventos más dañinos del ser humano son las fronteras y el dinero, dos tipos de muro, uno visible y otro oculto, que sólo valen para separar, para dividir a los habitantes de este planeta redondo pero lleno de esquinas entre los que tienen derechos y los que no; para hacer que unos pocos disfruten de casi todo y el resto malviva; para dar lugar a unas sociedades en las que el único pasaporte de curso legal es la tarjeta de crédito: si la tienes, pasas; de lo contrario, te quedas del lado de la miseria, detrás de las alambradas de espino. En un momento en el que tanto se habla de líneas rojas, sería magnífico no olvidar que las peores de todas ellas son las que se trazan con sangre." Benjamín Prado