martes, 13 de diciembre de 2016

Lágrimas en el cine

En Madrid. Foto Sebastián Navarrete


                   Lágrimas en el cine:

                   en la ficción, naufraga el Titanic.

                   En casa, los ojos están secos,

                   la pantalla es más pequeña,

                   y en el Mediterráneo se hunden las barcazas.

                   El fondo no es profundo, unos sesenta metros,

                   no es necesario un abismo para llegar hasta allí.

                   Lágrimas en el cine,

                   el pasado es poético;

                   el presente, un mar de ahogados negros

                   como el Nilo de los hebreos recién nacidos

                   ahogados por el rey y por la misma razón que tenemos nosotros:

                   el temor del número.”


                   Erri de Luca.