lunes, 29 de agosto de 2016

La Paradoja de Protágoras

Fachada del Colegio de Abogados de Madrid. Foto Sebastián Navarrete

Protágoras de Abdera (485 a.C. – 411 a.C.) sofista griego, admirado experto en retórica que recorría el mundo griego cobrando elevadas tarifas por sus conocimientos acerca del correcto uso de las palabras. Platón le acredita como el inventor del papel del sofista profesional o profesor de "virtud" (entendida no como "bondad" sino como conocimiento y habilidad para tener éxito mundano).

Protágoras elevó al hombre a la máxima dignidad al convertirlo en la "medida de todas las cosas". Así, es el hombre quien establece el bien, el mal, lo falso, lo verdadero, los valores.


Era famosa una anécdota acerca de un pacto de honorarios entre Protágoras y un discípulo suyo, llamado Evatlo. Habían acordado el pago sólo en el caso de que el aprendiz llegara a ganar un juicio haciendo uso de las adquiridas dotes retóricos aprendidas del maestro. Evatlo, como no ganaba caso alguno, se negaba a pagar. Entonces, Protágoras lo llevó a juicio, diciéndole: "Si yo gano, es preciso que por haber ganado me entregues los honorarios; si tú ganas, por haberse cumplido la condición, también deberías pagarme."  A esto se le conoce como paradoja de Protágoras.