jueves, 17 de marzo de 2016

Los animales, un poema de Walt Whitman

Foto Sebastián Navarrete

Creo que podría dar la vuelta y vivir con los animales,
son tan plácidos e independientes.
Me detengo y los observo largo rato.
Ellos no se trastornan ni lloriquean por lo que les toca vivir,
no permanecen despiertos en la oscuridad llorando por sus pecados.
No me enferman con sus discusiones sobre el deber a Dios.
Ninguno está insatisfecho, ninguno enloquece con la manía de poseer cosas,
Ninguno se arrodilla ante otro
ni ante sus antepasados que vivieron hace miles de años.
Ninguno es respetable o desdichado en toda la faz de la tierra.


Walt Whitman