miércoles, 31 de diciembre de 2014

El fantasma del banquete



En Roma, sobre las mesas de los banquetes se disponían estatuillas que bailaban como títeres al ser sacudidos, conocidos como “el fantasma del banquete” –larvae convivalis- se utilizaban como recordatorio de la condición mortal humana, no para amargar el convite, sino precisamente para acrecentar la sensación de placer y disfrutar del momento, dada la fugacidad de la vida.