martes, 8 de abril de 2008

Consumir.


De Sócrates se cuenta que una vez se quedó parado delante de un puesto donde había un montón de artículos expuestos. Al final exclamó: “¡Cuantas cosas que no me hacen falta!”.